La mercadotecnia entre la democracia y el dinero

No dice nada nuevo, pero sólo por el hecho de ser Carlos Monsivais vale la pena su declaración: “Lo que la ciudadanía no puede aceptar, si va a continuar este proceso democrático, es que siga regido por las leyes de la mercadotecnia, del derroche y la dilapidación. Una campaña electoral que se hace sólo posible mediante la visibilización del dinero invisibiliza el proceso de la conciencia democrática.

Luego recordó a nada menos que la legendaria frase de Carlos Hank González: “un político pobre es un pobre político”.

Desafortunadamente no se “visibiliza” a nadie que pueda para estas prácticas que tantos éxitos ha logrado

Comentarios

Cerebro dijo…
Ya lo había dicho antes creo. La mercadotecnia política, es una de las areas de la mercadotecnia que menos me gusta; porque a diferencia de la mercadotecnia utilizada en productos o servicios. Si las estrategias fueron para engañar al cliente; este no puede castigar hasta haber pasado seis años.
Cerebro dijo…
Ah por cierto, se me olvidaba; no podía de dejar de añadir este link a la lista de sitios interesantes de mi blog.
Sin duda, desde la perspectiva en que lo planteas la mercadotecnia política es un proceso de comunicación incompleto y en cierta medida injusto. No suena mal que se esté legislando al respecto.

Saludos Cerebro y gracias por tus comentarios y el link
Este tema es complejísimo. Les recomiendo este libro de Paco Montero Mercenarios de la imagen.

Saludos