El proyecto de comunicación alternativa de AMLO

El domingo me llevé una sorpresa cuando López Obrador mencionó a la comunicación alternativa como respuesta al cerco informativo que le han creado los medios de comunicación masiva. Estas fueron sus palabras, reproducidas por El Universal, uno de los medios que no incluyó como los que practican el periodismo profesional:

“Aquí precisamente aprovecho para convocar a mujeres y hombres con talento que sepan y tengan algo que aportar sobre esta materia para diseñar y llevar a la práctica nuevas formas de comunicación, que podamos tener comunicación alternativa para romper el bloqueo, para evadir el cerco informativo. De boca a boca, no, que se corra la voz mejor, con volantes, con el Internet, con programas de radio, tenemos que buscar la forma y convocar a quienes saben de esta materia para que nos ayuden y elaboremos un proyecto alternativo de comunicación.”


¿Podría la comunicación alternativa romper este cerco informativo? Si nos basamos en la historia de las revoluciones ideológicas, la respuesta es sí. Pero no ha sido precisamente por el uso de medios alternativos, si no porque el discurso representa los intereses de la mayoría de la población, la que de forma espontánea crea y recrea medios para trasmitir ese discurso que los representa.

Desde mi punto de vista, el problema con su proyecto político es que no fue lo suficientemente convincente para representar a una población tan amplia y diversa como la mexicana (la que vota, al menos). Y sus adversarios supieron capitalizar estas deficiencias.

El enfoque no deberìa estar en los medios, si no en el mensaje. Su reto es persuadir no a quienes ya creen en él, si no aquellos en los que podrían haber creído en él, pero dudaron ante la avalancha informativa que hablaba del “peligro” para México.

Es indudable que su movimiento necesita de la comunicación y los medios alternativos. Pero es igualmente importante que dé certidumbre y confianza a sectores que podrían apoyarlo, pero que no quieren ver al país en crisis económicas y en desórdenes políticos.

De cualquier forma su proyecto alternativo de comunicación va a ser un fenómeno muy interesante. Sobre todo porque está pensando en medios novedosos como internet. De hecho es una muy buena noticia, pues este tipo de proyectos harán evolucionar las técnicas y medios comunicación en el país Si se consolida quizá podríamos ver experimentos interesantes en el Web 2.0, el ámbito del conocimiento generado por el ciudadano. O quizá aun mejor, ejercicios creativos de comunicación más allá de internet: en la Red Universal Digital.

De entrada los más retados ante una propuesta de esta naturaleza no son los panistas, si no los medios tradicionales, que para ser justos, es verdad que no son pocos los que han perdido la brújula del periodismo profesional, en cuanto al manejo objetivo de las noticias. Tema que ya hemos discutido en otras ocasiones.

Comentarios

Eduardo dijo…
No tiene madre AMLO, si desde que fue Jefe de Gobierno estuvo utilizando los medios convencionales y éstos le siguieron el juego. De hecho lo siguen haciendo, el hecho de que siempre estén poniendo notas de él es la prueba.

Lo que pasa es que su discurso y movimiento ya se salió del "mainstream" y quiere que los medios se vayan con él. Cuando debe saber bien que los medios responden ante otros intereses.