Un aprendizaje del debate

Mientras los analistas, después del debate, se lanzaron a discutir su contenido, se queda pendiente lo que la gente estuvo dispuesta a percibir del mensaje. Si recordamos que los seres humanos tomamos decisiones basadas en un 80% por la emoción y sólo 20% de razón, realmente el contenido verbal no importa. Es mucho mas determinante los mensajes no verbales a los que la gente está mas abierta a percibir.
La larga campaña por la presidencia que empezó con el incidente del desafuero ha llegado a una fase en donde la decisión ya está tomada y en donde todo lo que ocurra en adelante será irrelevante para esta opinión ya formada. Esta situación se percibe en los propios analistas quienes utilizan las herramientas que les ofrece el cocimiento para argumentar la preferencia política que ya tienen. Las posiciones divergentes de los dos candidatos punteros son tan grandes que la situación exige una decisión hacia uno u otro bando.

Sin embargo dado que la decisión es emocional habría que ver el impacto en las simpatías por la desenvoltura y capacidad discursiva de Felipe Calderón, contra la postura ecuánime y aparentemente no estudiada de López Obrador. Si hay un cambio en las preferencias de voto para cualquier bando, que hasta hoy tenían “empate técnico”, se deberá a este fenómeno de comunicación emotiva. Estoy ansioso por conocer los resultados de las encuestas y posteriormente de las elecciones. Desde el punto de vista de la mercadotecnia habría aprendizajes si se da un cambio en las preferencias de voto.

El más importante es la comprobación de una de las máximas en la mercadotecnia: no importa lo que dices, si no como lo dices.

Comentarios

Øttinger dijo…
Es difícil cuantificar el grado de influencia que ejercen las campañas políticas en los electores. Pero por lo que indican la mayoría de los estudios el voto está elegido y las campañas sólo lo refuerzan. Únicamente parece que incide en los indecisos. Por eso conocer el porcentaje de indecisos es tan importante en elecciones sin un claro favorito.

Como bien dices, los expertos pueden estudiar el contenido del debate, pero para los electores es mucho más importante la imagen que los contenidos.