Resiliencia personal



Estamos tan inmersos en el mundo material de anhelos por objetos y pasiones por egos que cualquier actividad que se salga de este entorno parece un poco disparatada.  En el día a día perece bastante insólito y casi “pecaminoso” no dedicarse a satisfacer estas necesidades creadas y  decidirse a hacer otro tipo de cosas que podrían ser mucho más productivas y  liberadoras.
Pero a nadie parece importarle y mucho menos necesitarlo. Un libro por ejemplo no es trascendente en su origen por su contenido o misión, sino por la capacidad de su autor de conectarse adecuadamente al mundo editorial para que pueda ser producido y difundido.  Ahora que he vivido este esquema me pregunto cuántos libros con información valiosa se han quedado en los cajones de los escritores de sus autores simplemente por el hecho de que no encontraron una vía para darlo a conocer.
En mi caso personal a pesar de estar tantos años inmerso en el mundo editorial, conocer de imprentas y distribuidores, así como de sistemas, sitios web y marketing digital, me está costando bastante trabajo publicar Al Filo del Precipicio, ahora estoy en un proceso interno de un sitio de ventas que he tenido que desarrollar, porque lo que encontré en mis búsquedas no me satisfizo, pero el proceso es tan lento que al momento ya me está llevando más tiempo los preparativos para su publicación que el tiempo que llevé en redactarlo.
La experiencia sin embargo está resultando tan interesante como los motivos que tuve para escribir ese texto. El aprendizaje que  obtendré al final de todo este esfuerzo es el saber si es posible “brincarse” todas las prácticas tradicionales y difundirlo bajo un esquema totalmente diferente, prácticamente del autor al lector sin intermediarios, aunque en el proceso van surgiendo otros tipos de intermediación, quizá no tan determinantes como el de la cadena tradicional de publicación de un libro.

Comentarios

Anónimo dijo…
y regalandolo?

es como darle una perla a un cerdo...
Hola

Pues si lo he regalado a las personas que me lo piden, antes de que saliera a la venta.

Por supuesto que lo haría si una persona me dice que no puede pagar $99 pesos mexicanos que cuesta.

La experiencia en realidad ha sido buenay será una manera de corresponder a toda la ayuda que recibí cuando mis tiempos eran difíciles
Caridad Ramirez dijo…
Estas recorriendo una senda muy importante en tu vida como escritor, de la que sacaras, te lo aseguro, grandes beneficios en lo personal y lo profesional. El mejor momento de la vida y en la que surgen los mayores logros humanos se presentan justo en los peores momentos, en los mas adversos de la vida, es allí, cuando precisamente parece ya imposible. Recorre con confianza esa senda porque has sido elegido para hacerlo y recuerda, no lo olvides, que al final de esta no solo, te encontraras contigo mismo pero más renovado que antes, sino que podrás ver el rostro y las miradas de aquellos escritores que están a las orillas de una senda que ninguno se atrevió a recorrer después de ser rechazados por tantas grandes empresas editoriales.
Hola Caridad

Muchas gracias por tus comentarios. En efecto, esto lo escribí en marzo, hoy en julio me siento contento de haber tomado esta decisiòn, sì confìo como tu que al final obtendrè un mejor resultado y lo compartirè para quienes no lo han hecho y quieran hacerlo, lo hagan. El mundo nos està mostrando que el logro de los objetivos depende màs del empeño y constancia que del dinero disponible

Te reitero mi agradecimiento y te envio un afectuoso saludo

Gustavo Guerrero