sábado, enero 19, 2013

Al filo del precipicio, el libro que escribí


Enero  es sin duda un mes de cambios. Nos gustan los ritmos y los ciclos y el conteo de un nuevo año en nuestras vidas es un buen momento para cambiar algo, ya sea de trabajo,  de amistades, de relaciones o incluso de cambios internos.
Es posible que nadie esté exento de vivir algún tipo de cambio en enero. Me han tocado muchos, tanto buenos como malos, lo que provoca que le tenga cierto respeto.  
Lo que informo en este post es acorde con enero. Para bien o para  mal  este paso que doy  cambiará mi vida, aunque sea apenas un poco.
El libro que he escrito  -y que empiezo a dar a conocer aquí- relata un episodio de mi vida que significo una fuerte experiencia  y grandes aprendizajes.  Es sobre los que acompañamos a los enfermos de cáncer, pero también de la vida en pareja,  trabajo y  soledad, pero lo más importante es sobre retos impredecibles e inevitables.
Hay dos formas de ver estos retos: como abismos mortales en donde podríamos morir despeñados o como una aventura que podría ser extraordinaria, peligrosa, pero bella y apasionante. Creo que depende de nosotros.
Lo escribí con la esperanza de que fuera útil para las personas que están pasando un momento difícil en su vida. Cuando me pasó siempre tuve algún apoyo de alguien, incluso de personas que nunca conocí. Así que es una forma de retribución a esa ayuda inapreciable que tuve en su momento.
No puedo evitar mencionar que es una exposición de mi interior y de mi vida que me hace sentir vulnerable, lo que no me atreví a comentar a las personas que se comunicaban conmigo, hoy lo pongo disponible para todos. Una ironía que espero funcione como explicación a muchas preguntas que jamás respondí.
En esta primera fase lo obsequiaré a quien me lo pida por alguno de los medios de redes sociales o del blog. Si estás viviendo un momento difícil o conoces a alguien que lo está, quizás la lectura de este texto pueda ayudar en algo. También me ayudará a saber que estoy retribuyendo un poco de lo que recibí.

No hay comentarios.: