Quiero salvar a México haciendo marketing

La frase está muy buena, pero me duele reconocer que no se me ocurrió. En realidad la extraje de este sitio “Quiero Salvar al Mundo Haciendo Marketing” quienes además tienen un blog con buen éxito que llaman ¿Y porqué no?

Con la idea en mente de que la mercadotecnia puede ser reivindicada actuando en la sociedad y en actividades de medio ambiente para apoyar el desarrollo sostenible de las organizaciones, los creadores de este concepto están teniendo resultados en sus ejercicios en redes sociales: alrededor de 100 visitantes diarios, casi 5.000 seguidores en Facebook y 140 en Twitter.

Pero aunque los números no son nada impresionables, lo que hacen si lo es. En entrevista sus fundadores lo explican:

“Queremos mostrar que hay cosas que se pueden hacer y que se están haciendo de otra manera. Queremos contar noticias positivas sobre el medioambiente, integración, diversidad, inclusión o igualdad, queremos recibir información útil y establecer un diálogo con gente como nosotros. No es un blog para hablar de las actividades de la empresa sino una herramienta de comunicación para todos y por todos. De hecho, en el blog participa mucha gente, personas que trabajan en la empresa y muchas otras que no, gente de Francia, México, Venezuela y Austria, por ejemplo”.

Este esfuerzo intelectual ya da frutos de calidad pues ha derivado en el proyecto “Diálogos en La Granja”, que consiste en jornadas de reflexión sobre la construcción de un mundo mejor en donde, de forma periódica, invitan a expertos sobre un tema para trabajar en ideas.

Por supuesto todo esto pasa en España, en México no sé si hay algo similar. Aunque ante la oportunidad titánica -como dice @tererockbledo- que significa el bajo interés de muchos mexicanos por lo que ocurre en Internet, los que si nos interesamos parece que tendremos que redoblar nuestros esfuerzos.

Obviamente salvar a México con la mercadotecnia es bastante pretencioso, pero es un buen concepto con doble valor, reivindicar la mercadotecnia y colaborar en la mejora de la imagen del país que nos urge reconstruir.

Comentarios

tere rockbledo dijo…
Hola Gustavo,

Muy interesante tu artículo, me lleva a vínculos en los que podemos enriquecer las ideas y como bien dices contextualizarlas a nuestro país o nuestro región.

Me suena un tanto a reto, un tanto a idealismo... eso lo hace más interesante.

Sucede como ese principio básico de mercadotecnia que dice que conociendo con certeza tus debilidad sin duda es tu mejor arma para hacer la mejor oportunidad de tu negocio, proyecto, idea, es más esto funciona hasta a título personal.

Yo vivo en Durango, aquí hay muchas cosas por hacer, y mira que se juntan más a la lista con la ola de malos eventos que se presentan, pero sabiendo hacer estrategias y haciendo equipo con persona afines considero que se puede lograr mucho en todos los ámbitos.

Gracias por leer mi tuit y aún más retroalimentarlo.

Saludos,
Pedro Bravo dijo…
Hola Gustavo. Al final, lo de salvar el mundo (o México) con el marketing no es más que utilizar las herramientas que conocemos. Si supiésemos hacer carpimtería, salvaríamos el mundo con la madera. Es lo que queremos hacer y lo hacemos de la forma que sabemos. ¿Demasiado pretencioso?, como dices. Quizás, pero la meta sea lejana no quiere decir que debamos quedarnos parados.

Un saludo y gracias por la referencia.
Tere y Pedro:

Gracias por sus comentarios, lo que escriben es alentador para seguir dándole vueltas al tema
Saludos
LAURA CAROLINA dijo…
Hola yo soy estudiante de mercadotecnia y soy fan de tu blog, este articulo me intereso en lo particular por que da es ezperanza y es motivante, sobre todo en el ambiente de mis estudios donde ninguno sabe que quiere hacer cuando termine su carrera.
En fin navegando me encontre con este articulo de algo parecido en Mexico, espero te sirva.

http://www.eluniversal.com.mx/articulos/39553.html

Tu blog es inspirador.
Laura Carolina

Muchas gracias por tus palabras, son muy motivantes y gracias también por tu recomendación, ya lo leí y me pareció muy interesante.

Nadie, pero en especial los estudiantes, debe perder la esperanza, es el único motor del cambio.

Mucha suerte