Google o no Google: la noticia de las noticias

La polémica creada por el propietario de “The Wall Street Journal”, Rupert Murdoch al amenazar con no permitir que Google incorpore sus noticias y negociar con Microsoft para que su buscador si las tenga, crece y crece como una burbuja de información. Reflejo evidente de cómo los medios de información tienen la capacidad de crear noticias cuando así lo desean.

La discusión sobre la existencia de información gratuita en internet tiene años y los empresarios editoriales han tenido tiempo suficiente para probar diferentes modelos para seguir generando ingresos. La muerte del modelo de negocio basado en la venta de información ha sido anunciada desde hace varios años por expertos de muchas latitudes. En realidad no hay ya ninguna razón económica para que subsista. La capacidad de generación de información por millones de fuentes de todos los niveles que permite internet destruyó por completo el concepto de la noticia como mercancía. La información noticiosa es tan abundante que resulta hasta extraño pensar en pagar por información, especialmente si uno piensa en la capacidad de generación información que tienen las redes sociales, los boggers y twitter.

Por supuesto quedan temas pendientes como la calidad de información, el manejo ético de la noticia, el profesionalismo. Pero incluso los mismos medios han contribuido a derruir el concepto de periodismo por razones políticas o económicas. Hoy es más fácil creer en un periodismo ciudadano generado por miles de personas comunes y corrientes, que en la información procesada por medios de comunicación, cuya pertenencia a la maquinaria económica la resta autoridad informativa.

A mi modo de ver este fenómeno noticioso tiene un trasfondo de negociación económica de Murdoch, quien al parecer tratará de exprimirle hasta las ultimas gotas la rentabilidad al modelo. Los editores de empresas que no son globales y no tienen esa capacidad de negociación no deberían ilusionarse con al idea de regresar a los viejos tiempos en donde la gente pagaba por información.

Los mismos ejecutivos de Google se muestran preocupados por lo que han publicado información par dar su punto de vista respecto a la contribución que hacen a los medios por pago de publicidad y envío de tráfico a los medios. Tampoco logran lavarse la cara con esa información. El otro lado de la moneda es la caída de valor que ha sufrido la publicidad por su propio modelo de precios. Aunque es justo reconocer que esta forma de vender publicidad ha abierto la oportunidad para que empresas pequeñas con presupuestos muy bajos, tengan la capacidad de anunciarse y obtener clientes con este mismo modelo.

Ni Google es la víctima de grandes intereses políticos, no Murdoch es el Robin Hood de los periodistas. Ambos son empresas que se encuentran en una negociación de mucho dinero. Pero si se trata de escoger entre un medio elitista que me cobrará por leer noticias y tener acceso a sus medios, contra una empresa con ganas de dominar el mundo, pero que ha seguido una estrategia que permite el crecimiento tanto a pequeñas como a grandes empresas, me inclino por tener información sin costo, me inclino por Google, aunque esto me obligue a buscar otras formas de supervivencia para la industrial de revistas a la que pertenezco.

Comentarios

Ro dijo…
yo también estoy de acuerdo con dejar libre el flujo de información, aunque esto tiene sus costos, como mencionas en la calidad de la misma. Debido a esto, nosotros como receptores tenemos que desarrollar la habilidad de dicernir entre todo el boom de información disponible hoy en día.
Hola Ro

Con el tiempo seguro que irá ocurriendo. De hecho para este tema Google ya nos está ayudando, pues ahora "rankea" la informaciónen internet en correspondencia con lo que la gente está buscando y ya no tanto por el famoso "authority" que daba más valor a los links de otros sitios. Si lo pensamos a fondo, este cambio es sustantivo.

Ro, me di una vuelta por tu sitio, muy interesante, con temas actuales, felicidades.

Gustavo