Un amor apasionado: Apple

El fenómeno Apple es un ejemplo extraordinario de lo que es una marca adorable (Lovemark), que sin duda es una de las tendencias más interesantes en el campo de la mercadotecnia: lograr que un ejército de consumidores se conviertan en los más fanáticos promotores y defensores de la marca, convertir a ésta en estandarte de vida, en símbolo de imagen personal o institucional, en una especie de ideología cristalizada en un objeto cuyo aprecio va muy lejos, mucho más allá de su funcionalidad.

Apple no sólo inspira amor rosado y suspirante. En realidad despierta pasiones desbordadas: El iPhone 3G en su lanzamiento en 21 países simultáneos vendió en el primer fin de semana más de un millón de unidades, cantidad que le tomó 74 días al iPhone original. En México al menos, el aparato –como buen objeto de amor- causó muchas decepciones pues en una hora se cerró la venta y mucha gente se fue con las manos vacías, no obstante ser uno de los más caros del mundo. ¿Quién no está dispuesto a darlo todo por amor? La pasión es tanta que, al igual que el amor por los ídolos de los sesentas, el tema puede convertirse en un asunto político, como ya pasó en Canadá y algunos luchan porque así ocurra en México, presionando a Telcel para que baje sus precios.

Apple está mostrando como con un producto excelente combinado con un muy inteligente manejo de marca se logra todo, inclusive preocupar a los fabricantes dominantes como Microsoft, Dell, Lenovo o Nokia, sin necesidad de mucha publicidad pagada, ni gran infraestructura de ladrillos y cemento.

La situación no es para menos. Según analistas de IDC el crecimiento de las Mac en 2007 fue del 51%, mientras que la industria en general sólo creció 5%. El susto de los competidores de Apple debe ser grande, pues la batalla aparenta ser exitosa en muchos frentes. Desde la búsqueda de una experiencia agradable para el usuario en los puntos de venta, hasta en la facilidad de uso del sistema operativo. El cual por cierto encuentra un buen momento para capitalizar la pobre recepción que Windows Vista ha tenido en el mercado.

¿Si tú fueras marca, cuál de ellas te gustaría ser? Les pregunté a un nutrido grupo de distribuidores de cómputo hace unas semanas. La mayoría me contestó que HP, lo cual es natural pues el mayor porcentaje de canal de cómputo usualmente no vende Macs, por lo que se podría decir que en su respuesta habría cierto conflicto de interés.

Algo semejante así ocurre conmigo, pues llevo años burlándome de mis amigos diseñadores que no cesan de suspirar por sus Macs, conversaciones jocosas en donde siempre tomo partido por las PCs, como casi ocurre cuando hablo con amigos como Arturo de Albornoz o Más Marketing, ambos amantes de la “manzanita mordida”.

Sin embargo, fin de semana pasado deambulé por las tiendas tratando de decidir mi nueva adquisición de computadora portátil. Debo confesar que después de ver los precios de las Tablet PC me acerqué al módulo de las Macs. Mis dedos rozaron la suave textura de una MacBook Air, mientras por mi mente un pensamiento fugaz traicionaba mi trayectoria por estar siempre a favor de los sistemas abiertos.

Comentarios

Jajaja! Amante me parece una palabra muy fuerte; yo lo dejaría en admirador! =P Independientemente de eso, gran post Gustavo!

Personalmente, no corrí por el iPhone, prefiero esperar un tiempo. No creo que en verdad haya habido un demanda extraordinaria sobre este aparatito. Evidentemente, todo lanzamiento genera este tipo de fenómenos de sobredemanda.

Al menos durante un tiempo, seguiremos viendo Sony's, Nokias y Motorolas que reproducen audio y video, toman bonitas fotos y cumplen con el objetivo de hacer llamadas.

Entiendo que nadie ve el iPhone como un producto que se masificara, la Manzana siempre es nicho, no?? =)

Abrazote!!
Cerebro dijo…
Es algo que microsoft no va a poder igualar, como lo intenta con sus campañas.
Hola Arturo

Quizá exageré, pero entre la admiración y el amor hay sólo un upgrade, creo.

Definitivamente es un producto de nicho...para tranquilidad de muchos fabricantes

Estimado Cerebro: También genera apasionados, la guerra se hace cada día más interesante