Persuasión estratégica: el arte de la seducción



¿Quién no conoce al cantante Bono de U2? Su música y activismo han dado la vuelta varias veces por el mundo y cada día logra incrementar el ya multitudinario número de de fanáticos. Se habla mucho de él en los círculos de los apasionados del rock y de las causas justas, pero muy poco en los círculos de negocios.

Ocurre que Bono, además de estas fortalezas, tiene una virtud envidiable para muchos hombres de negocio: la capacidad intuitiva para persuadir mediante el uso de su inteligencia emocional que le permite entender y emplear los temas que realmente conmueven e interesan a sus interlocutores.

Ésta y otras anécdotas de hombres famosos con la habilidad de seducir y conquistar son dados a conocer en el libro “The Art of Woo: Using Strategic Persuasion to Sell Your Ideas” de G. Richard Shell y Mario Moussa que el boletín de noticias de la Universidad de Wharton da a conocer en su edición de 31 de octubre.

El resumen que presenta esta prestigiosa edición es un platillo nutritivo para todos aquellos que desean convencer a los demás mediante técnicas no coercitivas. La conquista mediante la seducción es una habilidad que no sólo debe ser patrimonio de políticos, si no de todos. Cuando menos de aquellos que crean tener buenas ideas y necesiten del apoyo de los demás.

El enfoque de estos autores para conquistar de forma seductora se basa en cuatro pasos:

-Los persuasores deben perfeccionar sus ideas e investigar qué redes locales pueden llevarle hasta los responsables de la toma de decisiones.
-Deben también superar, los siguientes cinco obstáculos: las creencias inflexibles, los conflictos de intereses, las relaciones negativas, la falta de credibilidad y el no ser capaz de ajustar el discurso para adaptarse a determinada audiencia o situación.
-Desarrollo de habilidades para exponer tu idea de un modo convincente
-Finalmente el persuasor debe asegurarse de que tanto los individuos como la organización están comprometidos.

En el artículo también se mencionan los errores más comunes, como el centrarse en uno mismo en lugar de hacerlo en la audiencia, el creer que no existe un modo sistemático para seducir a la gente y el olvidarse de las políticas de la organización. Lee más aquí.

Comentarios

Cerebro dijo…
Sin duda que Bono es un gran seductor. Y en el mundo moderno se necesita muchas veces de la seducción, para poder transmitir las ideas e influir sin las demás. Claro, bajo una linea ética, y sin necesidad de seducción coercitiva.

Es muy importante eso, porque muchas veces las buenas ideas se quedan bajo la mala comunicación.
merKdotecnia dijo…
Hola Gustavo:

Soy el webmaster de la pagina Mercadotecnia Y publicidad, la cuàl tienes como link recomendado;El motivo de este comentario es solo para agradecerte, ya que gracias a tu pagina eh tenido varias entradas a mi blog, y no queria dejarlo pasar sin avisarte, GRACIAS.

shocker_cancun@hotmail.com

www.merkdotecnia.blogspot.com