La reputación en el eMail Marketing

Partan de donde partan, los correos electrónicos que muchas empresas envían como una fase de una campaña de mercadotecnia electrónica, tienen cada vez menos probabilidades de llegar a su destinatario, si la empresa que los envía no se involucra en la autentificación de sus servicios de eMail

Particularmente un aspecto fundamental para el éxito de la mercadotecnia por correo electrónico está estrechamente relacionado con la llamada “reputación” de la empresa emisora, la cual no necesariamente está vinculada con la honorabilidad de las empresas.

Una empresa puede estar conscientemente cumpliendo con todas las normas antispam, pero basta con que un destinatario, por el motivo que sea, la denuncie como empresa que envía spam para que sea anotada en alguna de las lista negara de los ISPs. En algunas ocasiones algún software antispam detecta, empleando diferentes mediciones, que un correo que recibe su usuario forma parte de un proceso masivo de envíos, motivo suficiente para sea el correo electrónico sea apartado y que la empresa pase a formar parte de la lista negra.

Las molestias comprensibles que está causando el spam han edificado un mundo difícil para los mercadólogos que encuentran en esta herramienta un recurso valioso de comunicación personalizada, prácticamente imposible de olvidar. Quien ha probado las mieles de la mercadotecnia personalizada a través del correo electrónico, difícilmente se podrá apartarse de ella.

Así que la tarea ahora es invertir mucho tiempo para que su personal entienda como salir y mantenerse fuera de estas listas negras, o definitivamente contratar especialistas. Una opción externa que por cierto empieza a ser muy popular es contratar empresas que se especializan en el envío de este tipo de mensajes, pero a la larga es mejor que cada empresa se ocupe de su reputación, pues ésta es demasiado importante y puede afectar la comunicación con clientes y proveedores.

El asunto no es mínimo, según el estudio Q2 Email Advisory Report Card de la empresa Lyris, sólo el 75% de los correos comerciales cuyo envío ha sido autorizado por los destinatarios, llegan a éstos.

Un 25% es el impuesto que pagan las empresas por el mal uso que personas sin escrupulos hacen del correo electrónico, quienes por cierto no parecen encontrar barreras de ninguna especie, pues a no pocos usuarios les llega una enorme cantidad de basura que los ISPs no pueden controlar.

Un extraño caso de justicia virtual en donde pagan quienes no la deben, mientras que quienes comenten el pecado se divierten en nuestros buzones con anuncios estúpidos e inútiles, si no es que nos envían uno que otro virus.

Comentarios

David Alarcon dijo…
Gustavo,
Creo que tienes razón, mientras nosotros nos quebramos la cabeza intentando evadir todos los filtros anti-spam que tienen los grandes servicios de correo electrónico como Yahoo, Hotmail y Gmail, los verdaderos criminales del spam se divierten haciendo llegar basura a nuestros buzones.

Sin embargo existe mucha información de utilidad para poder hacer que el e-mail llegue a donde debe llegar y evitar ser considerados unos terroristas en potencia.

Algunos consejos aqui:
http://email.about.com/od/emailmarketingtips/Email_Marketing_Tips_Tricks_and_Secrets.htm
Hola David!

Muchas gracias por tu comentario. Ya le eché un ojo a la página que nos recomientas y contiene una lista muy completa y bastante útil.

Lástima que el relativo a la comunicación con ISPs no se aplique con Telmex, han sido poco claros en el manejo de sus políticas, pero muy contudentes en sus resultados

Saludos cordiales