Web y papel, los 360 grados de las revistas especializadas

Día tras día los editores y propietarios de revistas y periódicos tradicionales se han ido convenciendo de que Internet no es un medio que puedan menospreciar. La posibilidad de actualización casi en línea y la ilimitada capacidad de acceso que permite el Web, facilitan la consulta de información y noticias lo que ha provocado que el lector de cualquier origen cultural y demográfico, lo demande.

Las dudas respecto a que si la información en línea desplazaría a los medios tradicionales se están desdibujando, cuando menos en el corto plazo. Es un hecho que mientras no se comercialicen dispositivos de lectura que permitan la portabilidad, facilidad de uso y costo, como ocurre con el papel, los medios impresos estarán vigentes. Además, en países con rezago tecnológico y económico como México, esta vigencia podría durar mucho tiempo.

Pero también es una realidad que el crecimiento y difusión de Internet es imparable; este fenómeno es producido por un número cada vez más creciente de usuarios que requieren de todo: tanto de la inmediatez y acceso de la tecnología digital, como de las comodidades de los impresos.

Por consecuencia, aun a pesar de algunas predicciones de expertos que hablan del desinterés de las nuevas generaciones por el papel, los editores y propietarios de medios impresos están obligados a entender que hoy por hoy, sus lectores buscan acceder a la información que producen por al menos dos soportes o medios de comunicación –si no es que más, pues la tecnología no cesa de ofrecernos opciones-.

No obstante que este servicio multimedios es cada vez más notorio en la oferta de los periódicos y revistas locales, aun quedan muchas dudas respecto al tipo de servicio que se puede ofrecer en cada medio. Estas áreas de oportunidad son particularmente visibles en las revistas. Existe una Segunda vista, examen con cuidado o diligencia”. La primera vista es por supuesto la noticia tal cual, la segunda requiere del análisis detenido y cuidadoso de un experto o de varios que den un punto de vista calificado. La esencia de una revista no está en su presentación, si no en su línea editorial, en su capacidad para ofrecer esa segunda vista de conocedores. Quienes entienden este concepto pueden ofrecer, dentro de sus propios medios, la primera y la segunda vista. La primera en un servicio de noticias especializadas que pueden actualizarse de forma periódica y publicarse en el web y la segunda en artículos más profundos que puedan leerse con comodidad en un formato de papel. Dos medios que se complementan, que no se canibalizan y que llevan al lector en un paseo constante de 360 grados.

Comentarios

Ivan dijo…
Hola Gustavo que bueno que publiques un texto nuevo ya se extrañaba.
Cuando empiezas a hablar de primera vista y segunda pensé exactamente al contrario, primera vista en impreso y una vista más a profundidad en la web, quizás pienso en la limitante de espacio que tiene un impreso, de hecho una de las cosas que siento adolecen algunas revistas y curiosamente cada vez más los periódicos es de profundidad, cada vez se resume más y se evita el análisis o la noticia extensa, ya ni que hablar de las investigaciones especiales que requieren de varios días para publicarse. Yo tengo la impresión que internet permite esta lectura larga y en pausas, aun que es posible que la mayoría de los lectores efectivamente les interesa más la nota breve (estilo rss)
Hola Ivan:

Gracias por tu comentario. La verdad estoy en un proceso de transición, espero estar más presente.

Lo que comentas es muy interesante, vale la pena repensarlo. Hay un transfondo económico en eso. Mucha información de valor es impresa porque se puede cobrar y en el web es gratuita. El web permite más profundidad, pero no se ha encontrado un modelo económico que lo justifique. El impreso si. Aunque la cantidad puede en este caso remplazar la calidad. Siempre hablando desde el punto de vista local. Cre que tiene sentido profundizar en esto.

Saludos
ivan dijo…
Creo que tiene mucho que ver el tipo de publicación y el formato. Hace unos días tuve oportunidad de visitar la biblioteca central de la universidad veracruzana y encontré un libro de teoría sobre arquitectura y otro sobre la historia de las maquinas (o algo así) y me puse a pensar como aun que se dice que internet tiene mucha información, esos dos libros resultaban más consistentes que buscar en internet y encontrarse tal vez con la misma información ( con partes) pero fragmentada, en este caso el impreso, los libros resultan con más contenido y en el caso de poderlos comprar más valiosos que el contenido de una pagina web. Con los periódicos y las revistas cada vez siento más que se ponen a el mismo nivel de brevedad que internet o la televisión, pero perdiendo el encanto de sentir que al comprar una revista o un periódico se esta ante algo valioso, tal vez es una manía que toma uno al acostumbrarse a leer información y noticias en internet. la otra manera que se me ocurre para pensar el tema es de velocidades de un lado el libro (lento y sustancioso) y hasta el otro lado ¿que tenemos? ¿la tv? ¿el rss?
Bueno el libro es el Libro y aun a pesar de los esfuerzos de Google por digitalizar los libros, es un invento aun no superado. Su tecnología de producción está muy popularizada, es relativamente barata y su lectura no requiere de ningún dispositivo tecnológico.

Respecto a lo que comentas de los periódicos y la revistas, me parece que la disucisión no es de velocidad y brevedad. Me inclino a pensar más en que el editor de periódicos tiene una actividad diferente que el de una revista.

Cada uno de ellos trata la información de forma diferente, uno de ellos da a conocer un hecho y su valor está en la velocidad para hacerlo, sus medios pueden ser el periódico impreso, la televisión, la radio y un portal de noticias.

Otro es el editor de revistas que generalmetne es más especializado y revisa la noticia para darle contexto, profundiza en la investigación y le da una orientación al tema, analizando a fondo, sus medios pueden ser las revistas impresas, o internet tomando los recursos de vinculación de información que en el impreso es muy pobre y propiciando la discusión a través de la capacidad interactiva de la red.

Capítulo aparte es el libro, que no tiene que ver necesariamente con el manejo de la información en forma periodística.

A fin de cuentas, mi punto es que los editores deberían de dejar de sujetarse al soporte físico del medio (papel o Web) y delinear con más fuerza su misión como tales.

Saludos y gracias por la discusión