Crónica de una incapacidad anunciada

Hace justamente un año decidí tomarme dos semanas de retiro para reflexionar lo que quería hacer en el 2006. De ese retiro surgió mi convicción por rescatar este blog que había creado siete meses atrás pero del cual escribía uno o dos post al mes. Decidí conocer a la blogósfera y arrancar mi proyecto de portal de noticias de mercadotecnia y negocios Prestiggio.

A casi un año de esta decisión puedo decir que la experiencia ha sido no sólo gratificante, sino profundamente educativa y sorpresivamente socializante, pero muy lejana a lo que esperaba. No es una sorpresa, la vida es así y hay que agradecer ese misterio que día a día nos ofrece.

Debo confesar que desde hace meses me siento bastante desorientado. El web 2.0 llegó a mi como un trenazo que dispersó todos mis pensamientos. Acostumbrado como estaba a colaborar en medios masivos unidireccionales, nunca imagine que más allá del cable que conecta mi computadora a internet había un mundo de personas que de un modo u otro me dirían que el mundo ya no era como lo imaginaba, que se pondrían a competir mi blog contra mi portal de noticias y que el primero resultaría ganador, con sólo un comentario diario, frente a varias noticias que se publicaban cada día en el portal con la participación de varios colaboradores.

Hoy tengo dos blogs, no tengo colaboradores y no me siento seguro si voy hacia mi destino, o me llevan. Pero no me puedo quejar, también termino el año con nuevos y muy interesantes amigos, otras experiencias con nuevos medios, invitaciones a conferencias y otras formas de ingreso. Todo gracias al blog

Este aire nostálgico se debe a que –yendo en contra de las recomendaciones del posteo en blogs- estoy pensando “incapacitarme” por al menos dos o tres semanas. El retiro momentáneo de las actividades cotidianas es necesario. No se puede ir por ahí permitiendo que la vida nos lleve por donde quiera, jalándonos por el cuello, como si fuera uno perro en entrenamiento.

Así que después de éste escribiré a lo mucho 5 o 6 post más y desapareceré del mapa. Pero quiero hacer una aclaración. Prometo hacer todo lo posible por evitar que, en ese periodo de retiro, el adicto que hay en mí no se salga de la jaula para escribir con desesperación uno que otro post. Es sólo una promesa, que no sé si podré cumplir.

Comentarios

Eduardo dijo…
Comprendo perfectamente, a veces necesitamos cambiar de aire. Suerte en proyectos futuros.
Gracias Eduardo. Veamos que resulta

Saludos
BLACK STAR dijo…
mmm!! Espero que no te ausentes demasiado, me gusta lo que leo en ambos blogs, creeme que es de las adicciones mas confortantes y gratificantes, pero tamb se que es necesario un descanso, suerte en ese inter, un beso.
Muchas gracias Black Star

De corazón agradezco tus palabras, me motivan a regresar con mucho empuje.

Saludos