Calderón: los símbolos de su liderazgo



Foto: El Universal
En el primer minuto de este día primero de diciembre, Felipe Calderón dio inicio a su gobierno en una breve pero solemne ceremonia celebrada en Los Pinos.

La simbología política entró a escena y esto debería ser suficiente para satisfacer la necesidad de legitimidad tanto de la población, como la del nuevo gobierno:

-Calderón recibió de manos de un cadete del Colegio Militar una bandera que le acompañará durante su gobierno
-El presidente saliente da en resguardo al Ejército Mexicano la banda presidencial
-La ceremonia termina con un breve discurso del nuevo mandatario

Y, por si las dudas, Felipe Calderón lució una llamativa corbata roja que –dicen- da poder y autoridad.

De esta forma, pase lo que pase el día de hoy, se garantiza que para los ojos de la sociedad se vea que Calderón ya es presidente independientemente de que pueda tomar protesta en la Cámara de Diputados.

Durante su discurso en dos ocasiones mencionó que no ignora la complejidad del momento político que se vive ni las diferencias.

Hasta ahí todo bien. Pero también señaló que se presentará al Congreso de la Unión para rendir la protesta constitucional. Desde mi punto de vista el nuevo presidente ponen en riesgo su liderazgo, pues una de las reglas básicas del líder, que mencionan los expertos, es la de no dar órdenes que no se puedan cumplir. Así que hoy seremos testigos de lo que esto último signifique.

Actualización 12.50 horas Visiblemente satisfecho el presidente Calderón declaró ante un entusiasta auditorio ¡Sí se pudo!

Ya en cumbre, y con el control de la situación, les pidió a los que no votaron por él, que le den la oportunidad de mostrar los cambios que quieren con acciones.

Desde el punto de vista de la comunicación (no la de las preferencias sociales, que nunca serán homogéneas), Calderón se afianza como líder y su toma de protesta se puede considerar como un éxito contundente que lo coloca como un presidente que sabe calcular riesgos.

Comentarios

Eduardo dijo…
Enhorabuena. Esperemos que Felipe Calderón afianze un liderazgo fuerte por el bien de México