La mercadotecnia es culpable...de nuevo

El síndrome de culpar al machete por el campesino que mató a machetazos a su esposa, vuelve a aparecer. Otra vez se quiere considerar a la mercadotecnia como la culpable de que los niños coman comida chatarra y estén obsesos

Y para armar el caso de su culpabilidad se les acusa de ser muy efectivos y creativos en sus prácticas de mercadotecnia.

No deja de sorprenderme la miopía con la que la sociedad ve (e intenta resolver) sus problemas. Al igual que a la industria del cigarro, a la alimenticia se le prohibirá que haga mercadotecnia libremente y con ello, los niños seguirán obesos, al igual que la gente sigue fumando.

La mercadotecnia no es culpable de que la industria alimenticia se halla ido por rutas erróneas en cuanto a conceptos nutrimentales y ahora sus productos sean mortalmente engordadores. Pero es más fácil y menos agresivo al sistema culpar al mensajero del contenido del mensaje.

La práctica es tan común, que casi me veo tentado a promover una asociación contra la discriminación de la mercadotecnia y de quienes la practican. Pero cuando recuerdo cuanto ganan los directivos de esta materia en los corporativos se me quitan las ganas.

A fin de cuentas lo importante es la practica inteligente de la mercadotecnia y sus infinitas cabezas creativas. Por fortuna hay gente muy talentosa que en lugar de considerarla fuente de todos los males, ve en la mercadotecnia una herramienta poderosa para crear salud.

Comentarios

Eduardo dijo…
No sé si has visto la película "Sweet November" con Keanu Reeves y Charlize Theron. El personaje de Reeves trabaja en mercadotecnia y es muy exitoso, pero pierde su trabajo por diseñar una campaña que aparentemente se ve muy efectiva para una compañía de salchichas. Lo corrieron porque se salió de los límites de la moralidad al mostrar imágenes muy sugestivas.

Mi pregunta es ¿tiene algún código de ética los mercadólogos? ¿Hay un límite (no me refiero a legal)?
No la he visto, pero la voy a buscar.

Tu pregunta tiene mucho fondo. Un código de ética lo tienen los doctores y los abogados... y su práctica profesional dejan mucho que desear.

Desde mi punto de vista la ética debe estar en las personas, no en las profesiones, si no en las personas. Como profesionales no somos mas que un instrumentos de otros. Depende de cada quien el romper sus propios valores.

Pero como personas estamos más obligados no sólo como profesionistas, si no como consumidores, ciudadanos y seres pesantes.

Este es un tema interesante que valdría quizá la pena analizar más a fondo.

Saludos