Mercadotecnia: amor, guerra y guerrilla.


Fuente original: Tom Peters










Lo había leído con Tom Peters en su gráfica que hoy republicamos, modificada, del eje amor y odio. Lo había escuchado del promotor de la excelencia Miguel Ángel Corjeno (la diferencia entre Don Juan Tenorio y un violador es que el primero se toma el tiempo para conquistar a la dama, pero los dos quieren lo mismo), pero no fue hasta que leí estas breves frases de un asesor offline de mercadotecnia, cuya única frase en el web, me aclaró lo que no había podido expresar:

“...eso de las tácticas de guerra es más bien anticuado, quizás era valido hasta los años ‘80 (individualmente más competitivos). Por esencia el marketing, significa mercado, clientes, mejorar la interrelación, la conquista y la seducción. Yo creo que la analogía va por el lado de "muchos hombres tratando de conquistar a una dama o varias damas" que por el lado de vencer a otro.” Autor: Marcos Fuentes Morales (Asesor de Marketing)

Marcos Fuentes tiene razón existen dos grandes fuerzas de mercadotecnia: la de guerra, invasiva, intrusiva, unidireccional e impositiva, que conquista por la fuerza a sus clientes, sin dejarles opción de elegir, que echa mano de todos los recursos que tenga a su alcance: monopolios, leyes, dinero, insistencia psicológica y lo que su creatividad y recursos le permitan. La otra mercadotecnia, la que conquista con amor, por convicción, que ofrece, que te habla al oído y te va ganando paso a paso, como Don Juan Tenorio a sus enamoradas, es no intrusiva, te pide permiso, te respeta y se gana tu confianza hasta que nos enceguecemos de amor y ya ni la cartera consultamos para realizar las compras.

Quizá anticuado, pero la estrategia de guerra en la mercadotecnia para muchos es altamente efectiva. Las campañas intrusivas tanto en el web como en la calle y en los medios masivos no sólo no han dejado de emplearse, si no que gozan de muy buena salud y credibilidad entre los repartidores corporativos del gasto de publicidad, cuando menos en México.

Pero, para mí, lo más fascinante de este “descubrimiento” es que al fin puedo verbalizar mis objeciones a la no por ello muy importante “Guerrilla Marketing”. Desde la perspectiva de su nombre y no de las explicaciones que su autor le acomoda para hacerla menos violenta, la mercadotecnia de guerrilla, aún a pesar de ser una estrategia para las empresas sin recursos y una respuesta a las tácticas guerreras de los corporativos dominantes, no deja a fin de cuentas de ser una táctica de guerra, que ve al cliente como un objeto de conquista y a la competencia como un enemigo a vencer. En el terreno de la conquista con amor, la competencia son sólo adversarios, que si son favorecidos por el ser amado (el cliente) al perdedor si realmente ama, deberá ser capaz de reconocer y respetar las fortalezas de su competencia y prepararse para tener un mejor desempeño en la próxima contienda. (A menos que los celos no se lo permitan)

Es cuestión de gustos, personalidad y quizá de valores. A fin de cuentas el amor y la guerra son creaciones humanas que siempre han estado y estarán presentes. Cada quien elige.

Comentarios

Más MArketing dijo…
Saludos.

Aprovecho para felicitarte por tu blog.

Con respecto a tu analogía yo tan solo agregaría que el verdadero ganador por una verdadera dama será aquel que verdaderamente la ame.

Una empresa que realmente enfoque sus P’s en C’s (Producto enfocado en cliente, precio convertido en costo percibido, plaza traducida en comodidad y promoción hecha comunicación) ganará el “amor”,léase lealtad de su cliente.

Y subrayo, su cliente, ya que deberá tener muy claro quien es su target. (Y me refiero a un perfil detallado, junto con un análisis de rentabilidad)

Así pues un cliente dispuesto e entregar su preciada lealtad, detecta quien se pelea por los números y quien se pelea por satisfacer sus necesidades.

El cliente cada vez es más exigente.

Las relaciones son justas…Amor a quien amor demanda.

Más Marketing.

Te invito a leer mi blog. http://masmarketing.blog.terra.com.mx/
vincent bouyra dijo…
Por favor, cuando usan nuevas herramientas como el Love and Respect axies desarrollado por Kevin Roberts, CEO Mundial de Saatchi&Saatchi, asegurense de saberlo usar y, mas que todo, que el autor es bien el que ustedes dicen.

Lo que acaban de publicar es una verguenza y una falta notable de respeto al trabajo de Kevin Roberts.
Hola Vicent:

Muchas gracias por darnos la fuente del autor original del "eje de amor y respeto" que yo había atribuido a Tom Peters , pues fue con quien lo descubrí.

No entiendo muy bien para quien es la vergúenza.¿para tí? ¿para Kevin? ¿para nosotros?

El pensamiento diferente y la convivencia con el pensamiento diferente de los demás es uno de los principios de este blog.

Con todo respeto a tu comentario no puedo aceptar que el opinar, aun sin conocimiento, sea un acto vergonzoso para alguien, pues el opinar pensando es también un proceso de aprendizaje y es aún mejor cuando se comparte -pues todos aprendemos pensando-. Ya pasó el tiempo en que la opinión era solo un derecho de los "iniciados"

Gracias de nuevo por tu participación, te invito a que nos sigas enriqueciendo con ellas.

Recibe un saludo cordial.

Gustavo Guerrero
Mike dijo…
Estoy levando acabo una encuesta sobre Guerrilla Marketing y nuevas formas de publicidad. No dudad en visitar mi blog: www.guerrilla-mike.blog.com

Un abrazo

Mike